Creating Welcoming Spaces for Youth with Disabilities (Spanish)

Como la mayoría de los niños, Josh Davenport-Herbst tiene dificultades para decirles que no a sus padres, especialmente cuando se trata de asistir a la iglesia. Pero a diferencia de la mayoría de los niños, los padres de Josh son pastores de IP(EE. UU.) y, a diferencia de muchos de sus compañeros, a Josh no le gusta estar rodeado de demasiada gente, ruidos fuertes o demasiada emoción.

Josh se encuentra entre casi 5.5 millones de personas en los EE. UU. con trastorno del espectro autista. Eso significa que Josh tiene dificultades para comunicarse e interactuar socialmente con los demás, por lo que la idea de asistir al Trienio de la Juventud Presbiteriana en 2016 fue un desafío formidable para él.

Celebrado cada tres años, el Trienio es una reunión que atrae a más de 3000 jóvenes en edad de escuela secundaria, líderes juveniles y adultos/as jóvenes. Las sesiones plenarias del Trienio son conocidas por sus energizantes, que pueden incluir luces intermitentes, música alta y voces fuertes. Esto hizo que el evento fuera mucho más desalentador para el entonces joven de 18 años, quien es especialmente sensible a su entorno. 

El padre de Josh, el reverendo Dr. Timothy Davenport-Herbst, pastor de la Iglesia Presbiteriana St. Paul en San Angelo, Texas, señala: “Si no eres el tipo de persona que se favorece con eso, no hay lugar para ti. ” Sin embargo, agrega: “Estas personas también necesitan un grupo de jóvenes. ellos/as también son hijos de Dios.”

Pero entonces se abrió una puerta, en realidad, un balcón. Tim vio una forma de que la gente disfrutara de la experiencia lejos del ruido. Más tarde, en Instagram, publicó: “¡El trienio abrió todo el balcón superior para que las personas con problemas sensoriales puedan unirse!”. 

Download