Building Connections to Welcome the Stranger (Spanish)

Fátima deambulaba por las calles de Atenas con dos niños pequeños a cuestas, sin tener adónde ir.

Sin hogar luego de un incendio masivo que cerró el campo de refugiados de Moria en Grecia, la afgana nativa fue arrestada y encarcelada después de involucrarse sin saberlo con traficantes de drogas. 

Devastada y sola en una prisión griega —sus dos pequeños fueron enviados a un albergue para niños no acompañados— Fátima bien podría haber sido invisible, hasta que su caso fue remitido a Lesvos Solidarity, una organización de justicia para inmigrantes. Colaboraron con abogados de derechos humanos para asegurar su liberación de prisión, proporcionarle una vivienda cerca de sus hijos y ayudarla a encontrar empleo. Ahora apoya a otras mujeres que están en una posición vulnerable como ella.

"La injusticia no debe volverse invisible”, dijo Efi Latsoudi, uno de los fundadores de Lesvos Solidarity, un aliado de la Iglesia Presbiteriana (EE. UU.). “Si los refugiados son vistos como una amenaza que viene a invadir tu país, la gente no ve su rostro humano. La gente tiene miedo; y en última instancia, tememos al extraño”.

Lesvos Solidarity encarna los objetivos de la Ofrenda de Paz y Testimonio Global, que alientan a la iglesia a desechar la ansiedad, el miedo, la discordia y la división y dar la bienvenida al extranjero como estamos llamados a hacer en Mateo 25. 

“Lesvos Solidarity es un ejemplo vivo de cómo podemos mostrar amor al extranjero y promover la dignidad entre aquellos que huyen de la guerra y la pobreza”, dijo Luciano Kovacs, coordinador de área, Medio Oriente y Europa para IP (EE. UU.). “Ayudar a quienes abandonan las zonas infestadas por la guerra es un acto de labor de paz".

Download